Sin sal no habría vida, pero mejor con la sal cristalina del Himalaya

Sin sal no habría vida, pero mejor con la sal cristalina del Himalaya.

Sin sal no habría vida, pero actualmente se consumen más cantidad de la apropiada, además de consumir la “sal de mesa”, sal refinada, procesada y sometida a procesos de blanqueamiento, que la convierten básicamente sólo en cloruro sódico, ya que estos procesos terminan por eliminar sus minerales, además de añadirle ingredientes que pueden ser tóxicos.

Y este tipo de sal se ha convertido en parte de la causa de patologías como la gota, hipertensión, ácido úrico, celulitis, incluso la formación de cálculos biliares. Pero podemos encontrar otros tipos de sal, como la sal cristalina del Himalaya, libre de toxinas o contaminante.

Esta sal procede de la región de Punjab en Pakistán, a unos 300 kilómetros del Himalaya, región con los campos de sal más ricos y antiguos de la Tierra, restos secos del mar primario, que cubría gran parte de la tierra hace millones de años.

El color rosado y todas sus variaciones, va a ser el indicativo de su contenido mineral. Su composición nutricional es en el 98% cloruro de sodio, que es el componente mayoritario de cualquier sal, sin embargo contiene un gran número de minerales como calcio, hierro, magnesio, potasio, cobre, yodo, además de fósforo, fluor, silicio, azufre, zinc, manganeso, níquel, cromo, boro, selenio.. así hasta 84 minerales. Aunque en pequeñísimas cantidades, estos cumplen funciones esenciales en nuestro organismo.

Entre los beneficios que se le atribuyen a esta sal, están los que nos aportan su excelente contenido en minerales, son la mejora de los problemas respiratorios, equilibrar el ph del cuerpo y su nivel de agua, contribuir a la buena digestión, mejorar el sueño, retrasar el envejecimiento, prevenir los calambres musculares, regular la presión arterial y la función cardíaca. Todo esto siempre que se consuma con moderación, a causa del sodio.

La sal cristalina rosada del Himalaya la podemos utilizar como condimento en nuestra cocina, para lavados nasales, para baños, compresas e incluso con ella se fabrican lámparas de sal.

Las lámparas de sal del Himalaya, tienen un diseño que puede quedar bien con cualquier estilo de decoración, se les atribuyen propiedades beneficiosas para la salud, al emitir iones negativos que purifican el aire, anulando los iones positivos emitidos por televisiones, ordenadores, teléfonos móviles y resto de aparatos de los que vivimos rodeados. Según algunos de sus defensores, éstas pueden mejorar tu sueño, calmar tu estrés, aliviar alergias, problemas respiratorios o dolores de cabeza.

Deja una respuesta